Nuestra demanda de un comité de supervisión civil ayudará a superar el racismo sistémico

por Otis Buckley, miembro del MPP

Hacemos un llamado por el fin del racismo sistémico que afecta a la abrumadora mayoría de las comunidades negras en todo Estados Unidos. Los ciudadanos negros estadounidenses han sufrido en silencio durante demasiado tiempo. Con la invención de Internet y los teléfonos inteligentes, todo Estados Unidos puede ser testigo de una parte del sufrimiento que hemos soportado durante más de 400 años. ¡Debe terminar ahora!

George Floyd fue la víctima más reciente. Pero no fue el primero, y si los cambios sistémicos no se realizan de inmediato, no será el último. Pedimos una revisión completa de la policía, sus prácticas policiales y el sistema legal. No descansaremos hasta que todos los ciudadanos estadounidenses sean tratados por igual a los ojos de la ley, y no nos detendremos hasta que prevalezca la justicia.

En los Estados Unidos, la función original de las fuerzas policiales tenía sus raíces en el racismo; su trabajo principal era atrapar y devolver a los esclavos fugitivos. Pero ese racismo profundamente arraigado terminará bajo nuestra vigilancia. Las fuerzas policiales de hoy están aquí para defender la ley, no para eludirla, no para inventarla. Y deben tratar a todos los ciudadanos como iguales ante la ley. De la misma manera que la policía sirve y protege a los ciudadanos de Beverly Hills y Calabasas, también debe servir y proteger a los ciudadanos de Chicago y Detroit.

La policía ya no podrá matar impunemente. Cuando la policía asesina descaradamente a un ciudadano estadounidense, debe enfrentar exactamente el mismo castigo que todos los demás. La mano de la justicia debe descender rápidamente, no días, ni siquiera semanas, después del hecho. Debe ser inmediato y los perpetradores deben ser arrestados en el acto.

George Floyd no murió en vano; obtendremos, y debemos, obtener justicia en su nombre, así como los nombres de Tamir Rice, Sandra Bland, Eric Garner, Laquan McDonald, Botham Jean, Breonna Taylor y muchos otros, demasiado numerosos para enumerarlos. Los asesinos no se irán sin problemas, los uniformes no los protegerán de ser castigados con todo el peso de la ley.

¡Estamos en medio de una emergencia nacional! Ya no se permitirá que la policía se controle a sí misma, ya que ha demostrado ser incapaz.



Los ciudadanos vigilarán a la policía.



Spanish English